¿Por qué me postulo?

Crecí en Carol Lynn Drive en un pueblo pequeño llamado Little Chute. No éramos pobres – pero tampoco éramos ricos. Mi padre, un pastor luterano, portaba un collar blanco. Muchos otros en nuestro bloque llevaban el cuello azul y pudieron ganarse la vida decentemente en las fábricas y molinos de papel cercanos.

Mientras Estados Unidos enviaba empleos al extranjero gracias a acuerdos de libre comercio como el TLCAN, y los líderes políticos ponían a las corporaciones y a Wall Street en el asiento del conductor de nuestra economía, vi a estas mismas familias luchar y sus sueños oscurecerse. Aprendí dos lecciones en mi niñez; la importancia de servir al prójimo y la importancia de las familias trabajadoras y como necesitan a alguien que abogue por ellos; alguien que los defienda ante los intereses del dinero oscuro. Lo vimos en mega corporaciones como International Paper que los sindicatos arruinados se benefician generosamente del sudor y las lágrimas de mis vecinos.

Pero sus dificultades no fueron un accidente: El Senado de los Estados Unidos ahora está compuesto por dos tercios de millonarios como Ron Johnson, que ignoran por completo a los trabajadores y, en cambio, responden al comando de los intereses especiales corporativos y los donantes multimillonarios.

Me postulo para el Senado de los EE. UU. para que las familias con las que crecí en Carol Lynn Drive en Little Chute tengan una voz real en esta economía manipulada – y un senador que los escuche. Como tu senador lucharé sin descanso contra un sistema corrupto para promover soluciones de Main Street para trabajadores, agricultores, pequeñas empresas y enfrentar la amenaza existencial del cambio climático.

Unión

Como expuse en mi libro Un Día más Fuerte, pude enfrentar a los grandes bancos que querían cerrar una fábrica de papel centenaria, pero pudimos salvar más de 300 empleos sindicalizados. Necesitamos revivir el movimiento laboral estadounidense, recuperar los trabajos de fabricación, salvar nuestras granjas familiares y asegurarnos de que estamos invirtiendo en pequeñas empresas – no en estafas como Foxconn. Necesitamos seguridad económica para las familias trabajadoras, lo que significa dividir las corporaciones a través de una fuerte aplicación antimonopolio, un salario mínimo de $15, la Ley PRO para que todos los trabajadores tengan derecho a organizarse y revocar los malos acuerdos comerciales que han enviado trabajos de Wisconsin al extranjero.

Me postulo para avanzar en Medicare para Todos y asegurar que cada Wisconsinita – no solo aquellos que pueden permitírselo – tengan salud médica de calidad.

En febrero del 2019, mi esposa y madre de mis dos pequeños hijos fue diagnosticada con cáncer de mama. Fue aterrador, pero tenemos un buen seguro médico y pudo recuperarse.

Tanto en mi tiempo en la Asamblea estatal – donde luché para salvar a SeniorCare y ampliar Obamacare – como en el cargo de Ejecutivo del Condado de Outagamie, he escuchado demasiadas historias de amigos, vecinos y electores que no tuvieron tanta suerte como nosotros, cuya falta de atención médica y acceso a medicamentos recetados asequibles ha llevado a la angustia.

Me postulo para colocar el cambio climático en la parte superior de la agenda y ayudar a forjar un Nuevo Trato Azul-Verde para asegurarnos de crear y proteger empleos mientras protegemos nuestro hogar común.

 Lluvias récord, calor y frío peligrosos, sequías prolongadas –  nuestra tierra lechera ha experimentado más fenómenos meteorológicos extremos que nunca que amenazan nuestra economía y nuestra propia existencia.

Al igual que con COVID-19, Ron Johnson quiere negar la ciencia del cambio climático y adoptar teorías de charlatanería, todo con el objetivo de no hacer nada (excepto proteger el resultado final de las corporaciones de combustibles fósiles y otros intereses especiales)

Y finalmente, Wisconsin ha defendido el buen gobierno y la expansión de la democracia desde que nos convertimos en un estado. Pero en Ron Johnson, tenemos un senador que está traicionando nuestro legado, encubriendo el violento ataque del 6 de enero en nuestro Capitolio y promoviendo falsedades sobre las elecciones de 2020 como una cortina de humo para silenciar las voces de quienes podrían estar en desacuerdo con él.

Me postulo para restaurar el compromiso de Wisconsin con la democracia estadounidense y una política en la que los hombres y mujeres trabajadores sean el centro de atención: las familias de Carol Lynn Drive, los productores de leche en el oeste de Wisconsin y las pequeñas empresas en Main Street, no los intereses de Wall Street y la clase multimillonaria.